Page 8 - Documentacion_tecnica

This is a SEO version of Documentacion_tecnica. Click here to view full version

« Previous Page Table of Contents Next Page »
Si quieres que tu pradera tenga valor decorativo, cuídala
según sus necesidades específicas: por el tipo de semilla que
has sembrado, el grado de exposición solar, el clima y la
calidad del suelo.
Y, si no es el césped lo que conviene a tu jardín o a tu estilo
de vida, no te empeñes. Plantéate sustituirlo parcial o
totalmente por otros cultivos o por áridos (arena, grava,
etc.).
Revisar tus herramientas de jardín al principio de la
temporada: limpiarlas, afilar las cuchillas, engrasarlas y
analizar si necesitas sustituir alguna. De su mantenimiento
depende su eficacia.
Riego. El mejor momento para regar es el amanecer. Evita
hacerlo a pleno sol ya que el agua se evapora rápidamente y
las hojas del césped podrían quemarse por el efecto lupa de
las propias gotas. Procura además que no se formen charcos
porque favorecen la aparición de hongos y plagas. La
frecuencia depende del tipo de suelo: en suelos arenosos, los
riegos deben ser cortos y frecuentes; y en los arcillosos, a la
inversa. Y, por supuesto, del clima de tu región. Elige un
sistema automático: resulta más ecológico, más económico y
más beneficioso para el césped que un sistema manual.
Ajústalo a las dimensiones de tu pradera para asegurarte de
que la cubre de manera uniforme.
INDICE